Elemental querido Rahulk...

Y el tiempo pasa, cada vez más rápido, cada vez más denso, siento el latir de mi corazón un poco más rápido pero más intenso. Y es que nunca me ha importado el paso de los años, en cambio si el paso del tiempo en el que no he disfrutado cada segundo. Cada sorbo de aire que llena mi pecho y me hace pensar en todo eso, que me queda por hacer, en todo eso me queda por descubrir, aprender y superar. 

Somos simples motas de polvo en este inmenso universo, pero nosotros como seres humanos podemos hacer de ese polvo un vehículo, para ácaros de sueños (tremenda metáfora ja ja), que siempre podemos intentar conseguir y que si de verdad, se desean y se da la vida en ello, se consiguen. Al fin y al cabo la vida es lo que pasa mientras mueres, nosotros podemos darle un sentido y una orientación en cierta manera, a nuestro camino. 

Solo existe la derrota cuando algo se abandona, siempre he pensado que en esta vida, no a veces se gana y a veces se pierde, sino que a veces se gana y a veces se aprende. La victoria, el éxito, el vencer nos da satisfacción necesaria para la vida sí, pero no tan necesaria para ser felices, como aprender de cada derrota, de cada muro saltado, de cada vez que hemos tenido sin miedo plantar la rodilla en el suelo, para escuchar esa cuenta de diez como cual boxeador.

 Levantarnos antes de que llegue al diez es una gozada, pues hay que ser valiente hasta para ser cobarde y tener que rectificar incluso por miedo, esto es así de cierto. Pero recuerda que en la vida como en el boxeo no pierde quien cae, sino quien no se levanta antes de ese diez, en la cuenta atrás de nuestro destino...



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Mis bienes más preciados nunca fueron comprados..."

Covid-19. Una rutina para salir de la monotonía diaria.

¿Camper o Auto caravana? El dilema...