El final de un ciclo, triste sí pero real



El final de un ciclo, precisamente el ciclo de la vida. La naturaleza nos quiere dar un mensaje y solo algunos pueden captarlo, un estilo de vida atroz con nuestro medio, nuestra madre, nuestro mundo. Duro pero cierto, real pero muy triste la vida se va y las ciudades crecen.

El progreso parece arrebatar lo que siempre hemos considerado como bello, grande y precioso. Nuestro mundo lucha por enseñarnos que no hace falta tal aberración de su contenido para vivir tranquilo, feliz y en paz. Somos animales, racionales sí pero racionales. Aunque a veces dudo de esa racionalidad.



Una tortuga (que entre lágrimas fotografío pues es un animal que me inspira respeto, tranquilidad y paz algo necesario para la vida humana) yace en una playa de las Islas Canarias paraíso y santuario de estos preciosos y grandiosos animales. Puede ser el final de su ciclo pues todo ser vivo muere, pero a su lado yace también un palet de madera que llegó flotando a su lado.



Me inspira tristeza pero también alivio pensar que estará descansando y que comenzará posiblemente quien sabe, otro ciclo en este maravilloso ecosistema en el que funciona todo a la concordancia cuando nosotros los humanos no metemos la mano.




conciencia es realidad y luchar por un mundo mejor con cada foto puede ser mi lema...







Comentarios

Entradas populares de este blog

"Mis bienes más preciados nunca fueron comprados..."

Covid-19. Una rutina para salir de la monotonía diaria.

¿Camper o Auto caravana? El dilema...