Al ritmo natural de la vida...

Somos seres racionales decían algunos estudiosos y expertos de la raza humana, muy capaces de darle un sentido a nuestra vida. Tenemos la capacidad de pensar, de reflexionar y de sacarle un sentido a todo lo que vamos viviendo. Vivencias de las que podemos aprender y enseñar a todas las generaciones venideras. Una raza extraordinaria que puede hacer los gestos más grandes de amor y los mayores gestos de ayuda y humildad. 





Aún así se nos olvida pensar de donde venimos y es algo tan simple que a veces ni siquiera paramos a pensar. Pues si, aunque parezca mentira venimos de la naturaleza, tenemos también como otras especias un origen animal. Somos los únicos seres del planeta que no se creen animales, pero lo somos. Venimos de ahí, y lo natural es nuestra esencia y nuestro sentido.

Nuestro ritmo es frenético, prácticamente nos olvidamos de que estamos respirando, de que ese oxígeno entra y alimenta a nuestros pulmones. Incluso hemos olvidado a que ritmo debemos transitar la vida. El ritmo natural, ese ritmo de la naturaleza que no se detiene, que va despacio pero que no se pausa. Un ritmo que es el que nos hace disfrutar de esos momentos que convertimos en instantes que se guardan en nuestras cabezas.





Pero a ese ritmo natural podemos incluso incrustar esos momentos en el alma y en el corazón. Paren, piensen, reflexionen, respiren, un momento de pausa y paz es necesario para recuperar ese ritmo que nos hace lo que somos, naturales...







Comentarios

Entradas populares de este blog

"Mis bienes más preciados nunca fueron comprados..."

Covid-19. Una rutina para salir de la monotonía diaria.

¿Camper o Auto caravana? El dilema...