Hasta en los caminos de espinas se puede ver la belleza...

La vida nos hace transitar varios caminos, nosotros en nuestra idea de transitar solamente bellos caminos pues son los más placenteros y gratificantes, nos olvidamos de que la vida también es aprendizaje y que existen muchos caminos que nos hace coger para enseñarnos.

Nuestro instinto natural es esquivarlos, dejar esos caminos lleno de espinas atrás, a veces no queremos ni verlos y ni siquiera queremos saber nada de ellos. Pero se nos presentan, a veces son inevitables y tenemos que lidiar con ellos. Solo sobreviven los que aprovechan esos caminos para aprender.

El éxito está muy bien nos proporciona satisfacción, ego, grandeza pero nunca aprendemos del éxito.

El verdadero maestro es el fracaso y es él el único que nos enseña a como actuar ante el éxito, como disfrutarlo y a saber parar cuando todo parece fluir naturalmente hacia una grandeza desmesurada, solamente alimentada por la perdida de tiempo en esos caminos, que transitamos no por nosotros sino por sus resultados.

Cuando comprendes esto, la vida es maravillosa y no hay quien te haga sucumbir a la idea falsa de que el fracaso es de fracasados, pues solo aquellos que lo han conocido de la forma más dura en sus carnes, son los que han obtenido el mayor éxito de sus vidas...

 Vivir y ser felices...





Comentarios

Entradas populares de este blog

"Mis bienes más preciados nunca fueron comprados..."

Covid-19. Una rutina para salir de la monotonía diaria.

¿Camper o Auto caravana? El dilema...